2016 Los nutria por el Pirineo

Verano de 2016, Pirineo aragonés del 22 al 29 de julio.

Base de operaciones: Campo (casa de Javi)

Componentes del grupo: Loren y sus dos nutrias de hijos, Alex y Ximo, allí quedamos con Javi, y como no, con la que será bastante protagonista en este nuevo viaje: Bela, la perra aventurera.

La llegada fue el viernes 22 de julio justo a hora de la cena, alimento que los niños reciben con gusto ya que el viaje nos había dejado exhaustos y hambrientos, además reponer energía era esencial ya  que nos quedaba una semana activa por delante.

DSCF6918//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

El objetivo principal era hacer barranquismo con los niños, ya conocían la dureza del Viandico de hace un par de años, pero yo les había insistido en otros barrancos más divertidos y menos agresivos en cuanto a horario y frío se refiere. El sábado pues, nos estrenamos con el Miraval inferior (Río Yaga), que también era nuevo para mí, divertido y muy asequible, sin grandes dificultades técnicas y con los saltos que ellos siempre van buscando, si bien a Alex le costó empezar, al poco los dos iban trepando todo desnivel posible para saltar. Inconveniente, la masificación, en contrapartida es un barranco muy divertido y lo recordaremos por la serpiente que encontró Alex (Culebra de collar o natrix natrix), evidentemente la vuelta a casa requería una buena barbacoa, los niños disfrutaron comiendo “entraña”.

DSCF6942//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSCF6948//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

El domingo por la mañana nos adaptamos al trabajo de Javi, tiene bajada de Rafting y nos incluye en los planes para completar barcas, como siempre diversión a tope en las aguas del Ésera y agradecimiento a todo el equipo EKM por su acogida.

DSCF6967//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Ese mismo día y después de una frugal comida, nos adentramos en el Valle de Benasque para nuestra siguiente actividad, pretendemos subir hasta el Ibonet de Batisielles para vivaquear, acampar o lo que podamos (en función de la altitud y la zona, a partir de cierta altitud se permite acampar de 20 a 8 h). Llegamos al lugar, es un precioso y pequeño lago de media montaña, rodeado de bosque y grandes picos vigilantes donde nos encontramos  una pequeña cabaña de piedra que nos permitirá el vivac a cubierto sin tener que montar tienda en tan hermoso enclave. La cena es devorada con ansia, una sopa caliente, buen pan, fiambre y latitas que vuelan a velocidad pasmosa. Las caras de felicidad de mis hijos son indescriptibles, menudo aventurón se están pegando; con la caída de la noche y en pleno bosque, buscan el refugio, calor y complicidad paterna, nos acostamos sobre las esterillas para ver el espectáculo nocturno que es la llegada oscura y como van madurando los millones de estrellas que solo cielos tan limpios te permiten ver.

DSCF6982//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSCF7026//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSCF7003//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

El lunes nos despierta en plena montaña, el sol aparece tímido pero pronto se va a convertir en justiciero, hoy toca caminar mucho pero protegidos por bosque, aun así, en ocasiones nos castiga inmisericorde. El camino nos lleva desde el Ibonet hasta el refugio de Estós, y de allí por el propio valle hasta el coche, es una buena caminata para arrastrar el cansancio de dos días pero con el gran aliciente de pasar por la Cabaña del Turmo (o Tormo) y un pequeño desvío para ver las Gorgas Galantes. Es evidente que el resto será descanso merecido “sofá time”

DSCF7037//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

El martes por la mañana sigue en modo relax, Javi trabaja y nosotros nos quedamos en casa, pero la tarde invita a un nuevo un barranco, el que para mí es una joya y que tengo por seguro que  a los niños les encantará, el Yesa. No me equivoco, lo pasan genial y además en esta ocasión nos acompaña Bela, acaban de descubrir uno de los tesoros ocultos del Pirineo, privilegiados como pocos.

DSCF7052//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Miércoles, hoy nos tenemos que apañar solos, así que para quitarme mi espinita (ya tengo delito) me los llevo a Ordesa, destino de turistas pero obligado a cualquiera que le guste ver la belleza magnifica de los macizos pirenaicos, a pesar de su carácter masificado, la caminata no es poca, te haces casi 24 Km entre ir y volver por la pradera hasta la cola de caballo, y estos niños empiezan a despuntar y me temo que en poco tiempo me llevarán arrastrao, en fin, el recorrido precioso, con puntos de agua y con la meta de la cascada mencionada para las fotos de rigor (aunque tengo que decir, que me gustó más las Gradas de Soaso que la Cola de Caballo)

DSCF7085//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSCF7102//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Se acerca el fin, pero debemos rubricar el viaje, el jueves mañana toca de nuevo rafting, dentro de poco ya guiaré yo, jejeje… y por la tarde con las canoas raft nos vamos a remar por el embalse de Mediano, otra vez la actividad encanta a los niños, llegamos hasta el campanario que emerge de las aguas turquesa e incluso nos podemos subir al piso superior de las campanas ya que el agua está a ese nivel. Con Bela lo pasamos genial, es toda una experiencia regalo para los sentidos.

DSCF7113//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSCF7116//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSCF7126//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

DSCF7137//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Y llega la vuelta a casa, es viernes y deberes familiares nos reclaman, tristeza por la vuelta pero echamos de menos a la mami que no quiere apuntarse a nuestras aventuras de héroes (ella descansa de chicos). En la memoria nos quedan dos ráftings, dos preciosos barrancos, dos valles, Ordesa y Estós, este último con nocturnidad incluida, una remada en pantano con torre emergiendo, dos barbacoas y la visita a un gran amigo (y su perra Bela que me ha dejado el coche lleno de pelos…jijiji) que nos ha acogido en su casa y nos ha ofrecido su tiempo y su compañía como en otras muchas ocasiones.

Gran semana, gracias Javi, no creo que olviden fácilmente estos días.

Promesa para próximo viaje barranquero: harán el Barbaruéns (con permiso de la montaña, por supuesto)

 

 

Anuncios