Alicante (Mela-Estret de les Penyes – Infern)

TRIO DE BARRANCOS – ALICANTE 2012 (BARRANC DE MELA – L’ESTRET DE LES PENYES – L’INFERN)

4-5-6 de mayo de 2012
Primer fin de semana de mayo y un gran proyecto barranquero en Alacant, nos vamos Benja, Jorge y yo (Loren), desde aquí un recuerdo al amigo Armando que no pudo venir por encontrarse “malito” y que lo hubiese disfrutado seguro.
Viernes 4 por la tarde, partimos los tres a encontrarnos con nuestros anfitriones en Alicante, Chesca y Cristian, que nos reciben en su preciosa casa de Benigembla, un pueblecito del interior de la provincia enclavado en el valle de Pop (aunque lo que nos esperaba era puro Rock & Roll… disculpad el chiste). Tras el recibimiento y la descarga de todo el material nos agasajan con una estupenda cena, que como no, acompañamos con algo de vinito. Tras ello, un merecido descanso.
Sábado 5, tras un buen desayuno, y después de cargar todo el material necesario, emprendemos camino hacia lo que sería nuestro primer destino del día: “El barrac de Mela o de Abdet”, una buena dosis de carretera por unos puertos de montaña que si bien nos revolvían un poco el estómago, también se nos antojaron alucinantes, hay que ver las formaciones rocosas enclavadas en el interior de Alicante… flipantes.

P5050141

Después de subir el “Coll de Rates” y unas cuaaaaantas curvas más, llegamos a la zona de “Guadalest” y poco después al pueblecito Abdet, allí dejamos los vehículos y nos encontramos con dos compañeros más: Luis y Diana, amigos de nuestros anfitriones. Tras equiparnos los siete para el que sería nuestro primer barranco acuático de la zona, hicimos una corta aproximación a la cabecera y empezamos el descenso. Al principio no nos sorprendió demasiado, a pesar de llevar un buen caudal, los primeros rapeles se nos antojaron muy sencillos, y el barranco como muy de “andar por casa”, no tenía demasiado aliciente ni deportivo no paisajístico… pero ¡ay! que en un momento dado el barranco decide encañonarse en una estrecha garganta, y empieza la diversión, la preciosa formación geológica que el agua ha excavado se convierte en un parque acuático repleto de saltos, toboganes, pasos inundados por los que nadar… en fin nada que ver con lo del principio y que hace que termines con una sensación de haber disfrutado como un chiquillo… resultado: muy bonito y muy divertido.
A medio día, tras despedirnos de Luis y Diana y volviendo sobre nuestros pasos, nos vamos los cinco restantes a otro barranco acuático“L’Estret de les Penyes”, cerca de la población de Bolulla, en este caso hacemos uso para retorno aproximación-retorno de dos vehículos.

P5050165

Sabiendo que no estaba clara la presencia de demasiada agua, el primer vistazo nos desalienta un poco, ya que bajas a una rambla ancha, pedregosa y seca; andando por su ingrato cauce un rato llegamos al primer resalte: ¡Bingo!, la poza tiene agua, y no está demasiado estancada, veremos que nos depara el resto… ¡Bingazo!… a partir de aquí nos sorprende lo que Benja llama “festival de surgencias”, las paredes son verdaderas fuentes, por todos lados vemos cascadas y salidas de agua, que además y para más deleite… son termales. Si bien el cauce natural no aporta, todo lo que viene por los laterales nos llena de agua otro bonito tajo natural excavado a lo largo de los milenios y que de nuevo y muy parecido al anterior barranco se convierte en una pasada de diversión aderezada por formaciones paisajísticas preciosas para rematar el final con una preciosa cascada que además dio pie a disfrutar de un rato de saltos a una poza enorme y… calentita. Una pasada.

P5050198

El resto de la tarde fue de retorno y descanso (con poker incluido… Chesca nos desplumó como pardillos), dos barrancos en pocas horas, nos habían dejado un poco agotados, necesitábamos recobrar fuerzas (pizzas…ummmm) ya que el día siguiente era de premio… nos íbamos a enfrentar a un barranco de los que hay que hablar de “usted”… y me atrevería a decir que en ocasiones de “su excelencia”: “El Barranc de l’Infern” 
Domingo 5: madrugón, superdesayuno y tras consultar la climatología, allá que nos vamos. Se nos vuelve a incorporara Diana, que si bien se perdió el segundo barranco, por la noche vino a quedarse en casa de Chesca y Cristian para el reto de hoy, así que éramos 6  los incautos que nos meteríamos en las fauces de semejante bestia.

P5060205

P5060235

Esta vez sin neopreno, ya que teníamos claro su carácter seco y que las pozas inundadas tienen pasamanos para evitarlas. Tras una aproximación larga de unos 40 minutos bajando por senda, llegamos a una rambla ancha que te lleva a lo que a mi se me antojó como la boca del infierno… y allí se nos tragó el tajo calizo. Tras un paso con varios rápeles por lo que sería un estrecho “esófago” llegamos al punto complicado, una enorme marmita trampa profunda y con agua estancada en su fondo cual si fuese “jugo gástrico”, allí en ese estómago de la bestia tuvimos un rato de técnica y de cómo estar a punto de desfondarse (doy fe). La única manera de pasar este tramo es por medio de un pasamanos dividido en varias secciones que cuelga de la roca pulida, sin agarres para pies y que sin una buena experiencia y una buena técnica, te agota hasta límites insospechados, el traspaso de los cabos de anclaje en cada sección del pasamanos, se convierte en una tortura y un derroche de fuerza y energía brutal.
Pasada esa “pesada digestión” la bestia ya nos ha convertido en despojos, y recobrando un poco el resuello en pasos estrechos por el “duodenorrrr”, terminamos en el final, en un enoooorme intestino grueso que con su esfínter (paso sifonado cuando lleva agua) nos expulsaría de allí como pequeñas cagarrutas a otro tramo de ensanchamiento y posterior rambla… estábamos digeridos, pero vivos y agotados… es decir l’Infern” nos había hecho “caquita”… Pero ¡QUE BARRANCAZO! Pocas personas tienen el privilegio de ver, sentir y disfrutar la magnificencia que la naturaleza regala de vez en cuando y si no estás allí no te lo imaginas por mucho que te cuenten o lo veas en fotos… y ….¡¡¡¡el CAMET estuvo allí!!!!!

P5060245

Salir de aquella rambla tampoco era tarea sencilla, solo nos restaba el retorno a los vehículos y esto se hace por una escalera (si, así es) labrada por los moros en tiempos de reconquista que te sube desde el cauce hasta el inicio del periplo, no sé cuantos escalones subimos pero según nuestro seguidor bloguero “Per dalt i per baix” en su magnífica crónica de la circular de este barranco (http://pdipb.blogspot.com.es/2012/03/barranc-de-linfern-una-catedral-de-6873.html), toda la escalera (baja por un lado del barranco y sube por el otro) tiene 6873, así que nosotros nos comimos unos 2000 como mínimo de subida.
Lunes 7 de mayo. 7,30 de la mañana, suena el despertador… no sé si todo ha sido un sueño, estiro el brazo para apagarlo… ¡AY! que agujetas… no, no ha sido un sueño, estoy baldado en cuerpo, pero mi alma está saciada de diversión, naturaleza y buenas compañías… los dolores pasarán pero el recuerdo grato permanecerá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s