EXPEDICIÓN PIRINEOS II – septiembre 2015 (Ésera aguas vivas-Consusa Sup.-Barbaruéns)

No se si me acordaré de todos los detalles y puede que “trabuque” alguna fecha o dato, pero esto de hacer crónicas dos meses después del viaje, es lo que tiene.
Según mi calendario, la salida fue el viernes día 11, así que nos fiaremos. Si que recuerdo la recepción, y es que mi estómago tiene más memoria que yo y me llega un suave aroma a canelones en vez del tradicional arròs al forn, made in casa Javi.
El sábado (y ahora echo mano de los archivos fotográficos) la idea era comenzar con un barranco nuevo para grabar muesca en el piraña y nos desplazamos hasta el valle que marca el río Cinca para el descenso de la Foz de la Canal. Pero como somos unos cagones y unas nenazas y cuatro gotas nos tiran “patrás” sustituimos el descenso por un almuerzo.
La verdad sea dicha, es que una amenazante lluvia, unos nubarrones negros y una previsión de lo más negativa hizo que tomásemos una decisión y ahora apechugamos con ella, más que nada porque –Ley de Murphy- fue salir del valle y salir el sol.
Peeeerooooo… no demos por perdido el día; volvimos a Campo, el Ésera bajaba contento de agua y el neopreno pedía a gritos mojarse, así que cambiamos el barranquismo por una divertidísima y a la vez agotadora práctica de “aguas vivas”. ¡Por Dios! Qué manera de tragar agua, qué golpes con las piedras, pero que intensidad de práctica, todavía tengo palpitaciones cuando lo recuerdo… brutal y explosivo

DSCF5800//embedr.flickr.com/assets/client-code.jsDSCF5811

El domingo y para quitarnos la espinita, decidimos hacer un Megabarranco, había llovido bastante y el CONSUSA SUPERIOR había recepcionado con ansia, así que el destino fue Revilla y el objetivo Consusa Superior si o si, e Inferior si se terciaba (jajajajajaja). Con nuestra habitual característica de huevones empezamos la aproximación a las 12 de mediodía (muy madrugadores) y tras dos horas de duro y precioso ascenso, llegamos allí donde acampa la niebla, a más de 2000 msnm; por el camino vimos hasta fantasmas (la chica de la curva que nos indicó que nos habíamos salido del camino… no es coña)

VIDEO CONSUSA SUPERIOR

DSCF2525

DSCF2534

Barrancazo donde los haya, exigente en todos los sentidos, dura aproximación, técnico, complicado, frío y largo, muy largo, a ello le añadimos que iba bastante arreglado de agua; pero no sería justo quedarme aquí y no mencionar su belleza, tanto interna como paisajística, es lo que tiene partir desde tan alto.

Antes he reído la opción de terminar y hacer el inferior ya que al coche llegamos cuando la noche había caído, nos vino justo terminar ese primer tramo sin meternos en un fregao, así que el inferior lo conservamos en el recuerdo de aquella otra vez, allá por el 2012. Sólo le quedaba al día una buena cena y una estupenda compañía para comentar los avatares de la jornada (que no fueron pocos ¿eh María?)

DSCF5834

El lunes mermó al grupo, María y Benja se volvían y Javi trabajaba por la tarde. Para los que nos quedábamos, la mañana fue de conocimientos micológicos y aprendimos a identificar el Rosinyol o Rebozuelo. La tarde merecía otro barranco, el tiempo era escaso con lo cual no podíamos perderlo en desplazamientos y Toni no conocía un clásico cercano como el Barbaruéns. Así que los tres (Toni, Cristian y yo) decidimos emprenderlo con alegría.

 

 

DSCF2604

 

GOPR1906

El camino de aproximación es conocido por su belleza, pero tuvo un añadido… la cantidad de rovellóns y rosinyols que vimos junto a la senda; tantos que a punto estuvo de abortarse la misión y cambiar de actividad. Pero no, el barranco bajaba precioso y con agua para disfrutarlo y así ocurrió, si bien Cristian y yo lo pasamos genial aunque no entrábamos con el factor sorpresa, Toni lo disfrutó como un gorrinico, además de resarcirse de un “barrancoculoprieto” como el del día anterior.

GOPR1914//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

El disfrute fue tanto, que a la salida nos quedaba tiempo y adrenalina para volver a subir parte de la senda y coger el botín que nos dejábamos a la vera del camino. Yo derroché esa adrenalina en vigilar las sacas cual perro de presa (jajajajaja) mientras Toni y Cristian volvían a subir corriendo a recoger las setas que nos servirían de acompañamiento a una suculenta cena.
El viaje tocaba a su fin, y el martes ya no daba para actividad, lo intentamos con más setas, pero los camagroc no estaban por la labor y no se manifestaron, así que nos volvimos a nuestras tierras contentos y muy bien alimentados tanto en cuerpo como en espíritu.

 

Álbum  aguas vivas Ésera

Álbum Consusa superior

Álbum Barbaruéns

Anuncios