EXPEDICIÓN PIRINEOS, JUNIO 2018

Y POR FIN, EL CARPÍN

Ojito con la salida de este junio 18, teníamos entre ceja y ceja el barranco del Cebollar con su mítico Salto del Carpín al final, mil veces lo habíamos visto desde la pista de acceso a Bujaruelo y siempre requería la parada obligatoria para soñar con su descenso y babear un poco viendo el velo de agua que deslizaba.

2018-06-30 17.00.06//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Y al final el sueño se ha cumplido y hemos descendido una de las grandes verticales pirenaicas, un top ten en ese aspecto.

Pero pongamos orden cronológico a las cosas y veamos como ha discurrido el viaje:

Con una rápida y caótica organización conseguimos reunir un grupo de seis (más Javi que nos espera) para salir el jueves 28, llegamos a Campo para una cena tardía y organizar la actividad para el día siguiente. Las previsiones meteorológicas no son halagüeñas ya que por la zona estamos en alerta amarilla y decidimos posponer el desplazamiento a Bujaruelo para el sábado, no podemos permitirnos estar en un barranco como el Cebollar y que se nos lie parda.

Así que buscamos alternativa en el valle de Benasque y consultando guías nos encontramos con un candidato: El Cambra (no el karma, Negri). Al parecer un barranco poco transitado y de escaso renombre, pero vamos a probar.

2018-06-29 12.43.40//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

2018-06-29 13.32.21//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

CAMBRA: salida desde Sahún, tras una dura subida a cabecera con la mitad bastante evidente pero la segunda bastante perdedora, llegamos a  una buena altitud donde nos cambiamos y equipamos debidamente. Observamos que el barranco es relativamente abierto, con rápeles bonitos, algún rambleo y destrepes por bloquerío vario que le resta atractivo, pero en definitiva agradable, además tiene el aliciente de que pasamos por debajo de dos neveros que todavía perduran, eso sí… las instalaciones precarias y con una sensación continua de “me la juego”, por fin se llega a la pasarela donde comienza la parte más conocida con cuatro rápeles y especialmente uno de ellos (R10) coquetón y técnico a la vez. No ha estado mal, tal vez una aproximación demasiado dura para el conjunto final, pero bueno, deja buen sabor de boca, además creo que lo cogimos en un punto muy adecuado de agua ya que es de carácter torrencial, no creo que se vuelva a dar la circunstancia de que nos vean por allí.

2018-06-29 14.13.59//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

IMG-20180701-WA0020//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

ÁLBUM CAMBRA

 

Al día siguiente ya dan bueno, así que… AL CARPÍN. Llegamos a Bujaruelo sin demasiado madrugar (como ya es habitual en nosotros) y tras estar un ratito hipnotizados viendo el chorro caer, empezamos la aproximación; si bien asciendes una considerable altura, la senda es tan alucinante (parte del GR11) que se te olvida todo mal; llegamos a cabecera para iniciar el barranco CEBOLLAR, que es en realidad su nombre, el Carpín es el último salto de este barranco de 120 metros de caída libre vertical.

2018-06-30 14.01.19//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

2018-06-30 13.40.50//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

El barranco en sí es muy chulo, bien excavado y bien instalado. Bonitos rápeles y tritones por doquier, pero no sé por qué, nuestro pensamiento durante todo el descenso está en lo que falta por llegar, es una sensación de alerta y un poco de angustia de saber que nos depara a escasos metros. Vamos llegando y desde algunos puntos se divisa la pared frontal del valle al que vamos a bajar, esto mentalmente te va dando idea de dónde estás y dónde terminas y “la patata” se acelera… mucho.

2018-06-30 15.34.02//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

Y por fin último rapel previo al salto, llegas a una pequeña poza desde donde parten las instalaciones, nosotros escogemos por la izquierda orográfica tomando un pasamanos de 5 metros que si bien está ya equipado con cuerdas no está de más usar la nuestra; y tras ese desplazamiento lateral… el abismo, allí tienes una caída de 120 metros directa al valle por donde discurre un violento Ara.

IMG-20180701-WA0008//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

IMG-20180701-WA0007//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

El rápel lo dividimos en dos, uno directo de 70 metros hasta la repisa y al llegar a ésta, nueva instalación de 50 metros hasta el suelo salvador.

IMG-20180701-WA0024//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

2018-06-30 16.51.05//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

2018-06-30 17.01.15//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

IMG-20180701-WA0023//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

ÁLBUM CEBOLLAR – SALTO DEL CARPÍN

ESPECTACULAR es la palabra elegida, nos ha costado tanto este descenso final como el resto del barranco, pero la espina del Carpín ha sido arrancada y por fin cuando pasemos por delante de él, le hablaremos de tú.

IMG-20180701-WA0004//embedr.flickr.com/assets/client-code.js

El domingo toca regreso, la idea es comer y salir, así que para relajarnos y pasar una mañanita divertida… Rafting, con dos cojones, después de lo de ayer un rafting es actividad de relax… por cierto… Ya guío la barca, algún día te dejaré llevarla un rato, Benja (jajajaja). Para lo del rafting, ni os lo penséis: aventura pirineos sin duda alguna.

ÁLBUM RAFTING CON AVENTURA PIRINEOS

Y partida y resumen: como siempre, una estupenda compañía, un agradecimiento a nuestro Master pirenaico por la acogida (en 20 días me tienes por allí de nuevo), una insuflada de vida  cada vez que salimos del círculo de confort y alegría por todo, por la estancia, por los compañeros y por dos barrancos nuevos a la saca.

 

Anuncios