Guara – Abril 2017

DSCF7913
Hola de nuevo, hacía tiempo que no se escribía crónica pero la circunstancia lo merece, esta vez, y puede servir de precedente,  el destino es la Sierra de Guara y las fechas elegidas son para el final de abril coincidiendo con el uno de mayo que cae en lunes.

En un primer momento el destino será Campo ya que tenemos reserva en el Albergue Los Meleses (Tantaka) en la población de Radiquero para sábado y domingo, pero el viernes hay que dormir en algún lado, y casa de Javi es una magnífica opción (como siempre)

DSCF7847

El sábado nos levantamos tempranito para desayunar en el Cotiella para inmediatamente partir hacia Guara donde dejar trastos y tomar los bártulos de barrancos ya que nos espera el primer destino: OSCUROS DE BALCED

 

DSCF7168

Oscuros de Balced: Corto e intenso barranco, de formación muy cerrada (por algo se llama oscuros) que discurre por la parte alta deportiva del río del mismo nombre, comienza con un precioso caos que en las circunstancias de caudal que cogimos nosotros, nos garantizó diversión, paso de pequeños sifones, cascadas juguetonas y pasillos inundados pero no peligrosos, un barranco para recordar con agrado.

DSCF7189

DSCF7884

El resto del día fue de visita turística a Alquézar con degustación de sus sabrosos dobladillos para matar a la bestia que se había formado en nuestros maltrechos estómagos que desde el desayuno y hasta el momento, no habían recibido más que porquerías energéticas

IMG-20170501-WA0028

Por la tarde ya volvimos al Albergue donde nos esperaba la cerveza a raudales y una suculenta cena amenizada con unas buenas risotadas

El día siguiente amaneció con el tiempo revuelto y había que pensar en que fregao nos metíamos, al final se optó por una combinación de dos barrancos: CUEVA CABRITO y ESTRECHOS DE BALCED.

GOPR3004

DSCF7936

DSCF7303

DSCF7925

DSCF7309

Cueva Cabrito: curiosa formación, es una inmensa grieta estrecha de cojones (un rompe neoprenos) de conglomerado que discurre perpendicular al río Balced, al cual tributa. Normalmente su régimen es seco, pero tuvimos la suerte de descenderlo con hilillo de agua que quieras o no, te limpia las pozas. Tiene zonas muy interesantes, aunque también tiene un paso central entre “meandros sinuosos” en los cuales no te cabe el culo, que se llega a hacer un poco farragoso, pero en su conjunto (por lo menos bajo mi criterio) es un bonito e interesante barranco del cual me llevo grato recuerdo. A su fin, y como digo, tributa en el río Balced, concretamente al inicio de la parte más deportiva (menos mal) de los Estrechos

DSCF7321

DSCF7949

Estrechos: El río Balced llega un momento en que se encajona tanto, que discurre por un canal de la anchura de una persona por espacio de tres kilómetros, salvo tres aperturas en forma de sala, la sensación es discurrir por un angosto y profundo pasillo inundado. En otras circunstancias de mayor caudal, es tal la fuerza del agua que todo ese recorrido lo haces en posición de “floating” o de seguridad, en nuestro caso faltó un par de palmos para disfrutarlo de esa forma, si que es verdad que en algún momento te arrastraba, pero se necesita mayor aporte de agua para divertirte de lo lindo

DSCF7316

Ahora tenemos claro que si Oscuros es factible, Estrechos va flojo y si Estrechos te arrastra y te diviertes, ni se te ocurra entrar en Oscuros, salvo por fuerte crecida, no son combinables de un día para otro y en ese caso, habría que evaluar (como siempre). La verdad sea dicha, es que tanto recorrido se hizo pesado y tedioso, es mucho tramo con similares características y le falta el chispazo de algún salto, rapel, etc. (tipo Gorgas Negras); además, si el estrecho es coñacete, ni te cuento el rambleo de salida y regreso hasta el puente donde estaba el coche que se hizo eteeeerno.

DSCF7967

A pesar de todo, y con el cansancio en el cuerpo, no nos impidió una divertida velada en el albergue, con sus cervezas y otra estupenda y divertida cena.

El lunes festivo nos deparaba cambio de actividad, tres barrancos en dos días ya nos alimenta suficientemente el alma, que ya no somos tan jóvenes (algunos), además lo que habíamos hecho no estaba exento de fatiga; así que nos desplazamos hasta Puente de Montañana con la intención de realizar el pateo de “los estrechos de Montrebei” en la frontera cartográfica y natural entre Aragón y Catalunya.

DSCF7970

IMG-20170501-WA0013

IMG-20170501-WA0021

G0033061

Partiendo de la parte catalana y por un pasillo de altura vertiginosa excavado en la roca, se discurre por la izquierda orográfica hasta llegar a un puente colgante que te pasa a Aragón, es en ese momento y tras una subida pronunciada, cuando tienes dos tramos de empinadas pasarelas y escalinatas artificiales colgadas en las paredes rocosas, las cuales bajas hasta la senda que te sube al Albergue de Montfalcó, allí con mucha fortuna, cogimos un taxi que nos devolvió al aparcamiento, naaaa… un recorrido que nos dijeron de 5 horas y brutos de nosotros lo hicimos en 2 horas y cuarto, parecía que no hubiésemos hecho nada en todo el finde.

IMG-20170501-WA0016

En fin, como es habitual en las despedidas de las crónicas, destacar no solo lo acontecido en las actividades, lo más importante es la diversión y el buen rollete imperante, nos hemos reído la gana y la circunstancia del albergue (algún día contaré detalles sobre que éramos un grupo de 8 tíos y coincidimos con otro de 35 mujeres) no la olvidaremos fácilmente.

Agur, como dirían por Zugarramundi.

Integrantes:

Javi, Raúl, Armando, Toni, Jorge, Critian, el Negri y Loren

Anuncios