Piri – julio 2017

Hacia tiempo que no me encargaba de compartir las vivencias de nuestras aventuras con la comunidad virtual, es por eso que pedí insistentemente que me dejaran hacerlo una vez más.

En esta ocasión fuimos poquitos los afortunados, Loren, Armando, Negri y un servidor nos escapamos un fin de semana de julio a visitar a nuestro ahora recién estrenado empresario, Javi,  a ese pueblo a orillas del Ésera que tan bien conocemos, Campo.

Tenía muchas ganas de verlo y darle ánimos para este super proyecto que ha empezado, estoy convencido que le va a ir de miedo, Javi es un fiera en todos los aspectos y ha cogido el pulso al valle de un modo espectacular, esto huele a éxito anciano.

El plan, como siempre, inicialmente es barranquear y disfrutar de la gastronomía y amables gentes de la zona, el viernes al medio día llegamos Armando y yo, nos hemos adelantado a Loren y Negri que llagarán a la hora de cenar, aprovechamos la tarde y después de ver a Javi, descargar en su casa y saludar a Bella nos dirigimos a Liri para realizar el descenso del Bco. Gordo ó Racuans, Armando este no lo ha hecho y como a mi me da igual el que hagamos (los disfruto todos) pues a por él. En 1 hora y 30 minutos lo fulminamos, aproximación, descenso y retorno, iba justito de agua y el calor era insoportable, cuando pillábamos una poza profunda remoloneábamos para salir de ella, aún así fue breve, como acabamos pronto nos fuimos a ver el estado de algunos descensos del valle más allá del congosto, llegamos al final del valle, a llanos del Hospital desde aquí se puede valorar la última cascada del Gorgutes, bajaba suave y ganó puntos para ser el descenso del domingo, cuando nos volvíamos para abajo recogimos a un curioso autoestopista, se trataba de un ornitólogo australiano, EN BENASQUE, Armando y yo nos reímos la gana durante los 11 kilómetros que duro el intercambio cultural, dejamos al personaje a la entrada del pueblo y nos fuimos a tomarnos una merecida cerveza a una terracita, se hizo la hora de volver a Campo y desde allí junto con Javi y Bella bajamos a Graus a hacer un recado y encontrarnos con el resto del grupo, Loren y Negri.

Por fin todos juntos dimos un paseo por el centro de Graus e hicimos los recados que quisimos, concluidos estos nos volvimos al centro de operaciones del CAMET en pirineos (casa Javi) avalancha de trastos por la casa y mucho jaleo, seguro que nos echa de menos cuando nos vamos… nos pegamos una jartá de reír con las aventuras increíbles que el Negri tuvo a bien contarnos y cenamos como unos campeones para preparar el cuerpo para el reto del sábado.

Aigüeta de la Vall, descenso del valle de Benasque, en concreto es un afluente del famoso Eriste, desde el pueblo con mismo nombre empezamos la aproximación, 2 horas 30 minutos de agoniosa subida interminable nos dejan en la pasarela de inicio del descenso, durante la subida nos cruzamos con dos grupos, los Asalvajaos, que alguna salvajada iban a hacer y un numeroso grupo que se dirigía a nuestro barranco y que luego no volvimos a ver durante el descenso, creemos que se dieron la vuelta después de evaluar el caudal desde varios check points y considerar que tal vez no era la mejor opción para el grupo tan numeroso y variopinto que eran, creemos que bajaron a realizar el Eriste IV que bajaba más suave.

DSCF8135

Bueno los 4 magníficos nos equipamos para bajar el clásico Aigüeta de la Vall, de carácter abierto, de caudal perenne y generoso, con instalaciones a naturales en el 90% de las ocasiones que teníamos que usar la cuerda y resbaladizo como el jabón, ese pequeño detalle nos costó 2 bajas al poco de comenzar el descenso, Armando resbala en una rampa y en la frenada pisa mal y… el tobillo le hace un crack que a él le puso el corazón en un puño, la elección no es fácil, 4 horas de descenso con el tobillo en no se sabe que estado y con el consiguiente peligro de agravar más la lesión o remontar al inicio del descenso y desandar la senda de subida, que no es muy diferente de la otra opción, aquí también corre riesgo de agravar la lesión.

DSCF8137

DSCF8138

DSCF8161

Deliberamos las opciones durante un rato y decidimos que el Negri acompañará a Armando por la senda de acceso hasta la salida del barranco en la presa de captación y desde allí nos bajamos todos juntos a Eriste, así Loren y yo descendemos el barranco y ellos por la senda, en 3 horas llegamos a la presa después de haber sufrido infinidad de resbalones que nos hicieron acordarnos de Armando y Negri durante todo el descenso, fuimos progresando bastante bien entre saltos, toboganes y resbalones hasta un pasillo estrecho en el que el caudal cogía mucha velocidad y en mitad del pasillo un tronco cruzado para dar ambiente, tuvimos que hilar fino pero pasamos sin ningún susto, más adelante si que tuvimos un problemilla con la recuperación de cuerdas en un rapel que tenia varios troncos sumergidos en la base de la cascada, Loren fue el que se pegó la paliza de desenredar las cuerdas de los troncos bajo un chorro machacón que le dificultaba la tarea, estuvo bragao el tío.

DSCF8165

Llegamos a la presa y allí están Armando y el Negri esperándonos, todo va como lo habíamos planeado, ahora a bajar hasta Eriste y de camino a Campo parar en la carnicería las Tucas de Castejón de Sos a comprar la cena de hoy, creo que nunca había ido a comprar a las Tucas con tanta hambre en mi vida, mientras nos servían nos zumbamos un chorizo de jabalí y unas cervezas frías muy a gustito, con la cena en el rebost nos volvemos a Campo y a casa Javi, nos aseamos y empezamos el ritual, brasas, cervezas y otra vez risas a tope, este viaje el Negri nos ha regalado unas perlas incalculables, ha estado sembrao.

Resto de fotos en álbum, pincha aquí:  Aigüeta de la Vall

Para el domingo hacemos un estudio de la situación y viendo que Armando no podrá hacer nada y que Javi tiene curro en el río decidimos hacer una bajada en canoa-raft para refrescar la mañana en el tramo de la silla, pirámides se queda pendiente para cuando controlemos un poco más. Loren, Negri y yo bajamos el tramo con más o menos acierto, pero al menos lo bajamos subidos en la canoa y no al lado de ella, del rio nos fuimos a comer a otro clásico, el Cotiella, comimos, bebimos, reímos y… al coche.

_MG_5499

_MG_5553

_MG_5521

Resto de las fotos en el álbum, pincha aquí: “Canoa Raft”

Para casa, 4 horas y 30 minutos después el Mediterráneo nos saluda de nuevo, esta es mi casa, aquí es donde vivo, trabajo y están casi todos mis seres queridos pero cada vez que vuelvo a pirineos siento que ESTOY EN CASA.

Anuncios